La desparasitación interna

Mis padres siempre están pendiente de que no me piquen ni pulgas ni garrapatas pero no por ello descuidan que me infecte con algún parásito intestinal que no siempre pueden verse en mis caquitas y no necesariamente tengo que mostrar síntomas externos de haberme contagiado.

Para curarse en salud mis padres humanos me desparasitan internamente de forma periódica ya que por ejemplo en las suelas de sus zapatos pueden traer a casa huevos de gusanos. Es importante fregar frecuentemente el suelo de la casa y leer siempre las instrucciones de uso de los productos antes de usarlos; hay algunos limpiadores de suelo, como algunas variedades del limpiador sin lejía Sanitol, que advierten expresamente que no puede usarse en viviendas donde habiten gatos.

Así cuatro veces al año me ponen una pipeta que reparten en pequeñas cantidades por todo mi cuerpo; mi veterinario les indicó qué medicamento me tienen que aplicar.

Mientras era un gatito, y cuando adoptaron a mi hermana pequeña Olivia, las pipetas nos las ponían desde que teníamos mes y medio de vida cada dos semanas hasta que cumplimos los cuatro meses; a partir de ahí 4 veces al año.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s