Darle el último adiós a tu gato

Cuando mis papis me adoptaron y rescataron no estaba solo en casa. Mi hermana mayor Parita y mi hermano mayor Ro ya estaban esperándome.

Ro murió hace hoy 4 años, el 10 de Febrero de 2014. Ese día fue tremendamente duro para mis papis humanos y para Parita; yo tenía apenas unos meses y no era consciente de lo que pasaba.

Ro se fue casi de golpe; una insuficiencia hepática acabó con su vida en un par de días. Cuando mis papis humanos se dieron cuenta de que algo no iba bien lo llevaron de inmediato al veterinario donde quedó un par de días ingresado. El lunes por la mañana a las 6 llamaron del hospital y mis padres salieron corriendo. Ro pareció esperar a que llegaran para irse ya que se durmió en los brazos de mi papi.

104 (1)
Ro – (Octubre 2006 – 10 de Febrero de 2014)

A todos nos pilló de sorpresa; cuando Parita vio regresar a mis papis totalmente abatidos y destrozados fue a la camita de Ro y maulló con una tristeza desgarradora; de alguna manera sabía que se había ido. Mi papi me abrazó y rompió a llorar.

Si Ro hubiese tenido síntomas de enfermedad terminal mis padres humanos hubiesen podido preparase; yo soy consciente de que llegado el caso me eutanasiarán para evitarme dolor y sufrimiento y evitarme “cruzar el arcoíris” en soledad.

Si muero de viejo, sé que mis padres disfrutarán de cada momento de mi compañía y que me seguirán queriendo y mimando y que harán que cada día sea especial. Ellos se podrán así ir preparando para decirme “hasta luego”. Por ley de vida mi hermana Parita, que ya tiene 13 años, se irá antes que yo que solo tengo 5; yo debería marchar antes que Olivia y Leopoldo mis hermanitos pequeños pero sé que cuando llegue el día lo haré rodeado de amor.

Cuando Ro murió mis padres exteriorizaron sus sentimientos: lloraron y se despidieron de él en el crematorio. Eso les ayudó a pasar página. No tienen hijos humanos pero de haberlos tenido les habrían explicado qué había pasado. Respecto a nosotros mis papis no cambiaron sus rutinas de juegos si bien Parita estuvo unos días triste; dormía más de lo habitual y tenía poco apetito. Al par de semanas mis padres quitaron la camita de Ro y sus juguetes favoritos; en ese momento Parita dejó de buscarlo y poco a poco volvió a estar brincando y jugando. Sí; nosotros también sentimos la marcha de nuestros semejantes.

Cuando tu gato se muere una parte de ti se va con él, pero la vida sigue. Si tienes más gatos céntrate en disfrutar con ellos y continuar tu rutina de juegos y arrumacos. Si no tienes más plantéate adoptar otro gato.

Un nuevo gato no sustituirá nunca a tu amigo felino que se fue, pero hasta que vuelvas a reunirte con él en el arcoíris, dale una vida llena de amor a otro minino para que ambos podáis compartir muchos años de felicidad.

Mis padres saben que Ro desde el cielo gatuno vigila a Olivia y al pequeño Leopoldo y de alguna forma sigue con nosotros. No lo hemos olvidado; seguimos recordándolo con cariño pero por respeto a su memoria hemos pasado página y seguimos viviendo y jugando. Mis padres humanos por eso mismo decidieron adoptar a mis hermanitos pequeños; es lo que Ro habría querido.

2 Comments

  1. No puedo evitar derramar algunas lágrimas. Tengo una bebé, que ya tiene 6 años pero sigue siendo mi bebé y siempre que pienso en el momento de despedida se me parte el corazón. Nikki es mi pedacito de paz en este mundo tan inquieto. Y creo que lo mejor que podemos hacer al perder a alguien es no olvidarlo. 😍

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s